Seleccionar página

Ya sabéis que he estado #TuristandoporBragança hace poco… y como os había comentado la serie de post sobre esta ciudad portuguesa sigue adelante. En este blog gastronómico no podían faltar las recomendaciones sobre qué comer en Bragança, así que mi idea es comentaros los platos mas TOP, qué cosas ricas hay en la región, restaurantes de todo tipo para probarlas, y por supuesto, recomendaros algún vinito…

Qué comer en Bragança

Petiscos e Enchidos (embutidos)

Los embutidos son muy buenos en la región de Trás-os-Montes, así que no dejéis de probarlos cuando vengáis. Hay muchos elaboradores y la capital del «fumeiro» es Vinhais, si bien podéis probarlos en toda la región: chouriças, butelos (botillos) o buen jamón. El embutido más peculiar y famoso es la Alheira. Nació para que los judíos conversos engañasen al resto de la población, pues no lo hacían con cerdo, sino con pan y carnes de gallina y perdiz (ahora con pan, gallina y cerdo). En muchos restaurantes lo toman de base para cocinar, y es habitual verlo rellenar hojaldres o champiñones, por ejemplo.

En Portugal los aperitivos de antes de comer son tradición, y en todo el país suelen poner quesos y patés para empezar. En Bragança nos agasajaron en varios lugares con bocaditos de alheira, embutidos de jabalí, o incluso cecina. También las tapas fueron protagonistas, con sardinillas, oreja de cerdo, ensaladas de legumbres…

Una mención especial merece el Cuscos transmontano. Hecho con trigo de la región, nos sorprendió mucho que lo utilizasen como base de algunos platos, y lo similar que es al cous cous magrebí. En este caso lo podéis ver preparado con verduras y con un canelón de jamón. Una tradición secular que desconocíamos por completo. Podéis ver la forma tradicional de elaboración en este vídeo.

Se pueden estos petiscos en todas partes, si bien en O Cavaleiro cuidan muy bien la presentación y hacen platos creativos y en O Copinhos disponen de gran cantidad de tapas.

Platos de cuchara

Estando en Portugal, no podía faltar algún plato contundente, de cuchara, nos encantaron las Feijoadas de O Copinhos, donde aprendimos la diferencia entre la tradicional de todo el país y la transmontana. Ésta última lleva costilla de cerdo, embutido y alubias pintas, y para mi gusto tiene un sabor más intenso y auténtico.

En Dona Florinda pudimos disfrutar de un Caldo verde con vino de Vila – Real. Aunque estábamos en verano, la noche estaba un poco fresca y nos vino muy bien el caldito, muy espeso, con varias verduras y un intenso sabor, hizo las veces de ‘sorbete’ entre los entrantes y los platos principales.

Bacalao

Debo avisaros que Bragança no es tierra de Bacalao, es decir, lo vais a encontrar, y lo trabajan muy bien, pero no es tan tradicional como en el resto del país. Si os apetece os animo a pedirlo, pero seguramente lo podéis probar de manera diferente a la que estáis acostumbrados. Tranquilos, estará estupendo de igual manera, pero así podréis probar otro tipo de recetas…

Por comentaros algunas de ellas, en Dona Florinda lo sirven muy jugoso y acompañado de manzana, ¡está super fresco de esta manera!, Luís Portugal en A Tasca do Zé Tuga lo sirve con verduritas, un huevo de codorniz y sobre una cama de puré de altramuces, muy peculiar y riquísimo. Otra elaboración, esta sí más normalizada en todo el país son las pataniscas, una especie de tortillitas de bacalao que pueden ser un aperitivo o un plato principal acompañado por arroz y ensalada.

Carnes

La raza autóctona de vaca es la mirandesa y se trabaja muy bien el cerdo y el jabalí, del que pudimos probar un guiso en A Tasca do Zé Tuga.

En O Cavaleiro prestan especial atención a la carne, pues en su horno Rational (pudimos visitar sus cocinas) la cocinan durante varias horas, controlando con sonda la temperatura a corazón, que no debe sobrepasar los 60 grados. De este modo consiguen piezas muy jugosas, con el punto interior exacto y una textura increíble. Le auguramos una gran evolución a su cocinero, con experiencia en restaurantes en Madrid y que lleva a Gimonde innovación y gusto por trabajar un gran producto con cariño y dedicación.

Pan y Bollos

Durante todo el viaje el pan fue muy bueno, tanto en los desayunos de Baixa hotel como en los diferentes restaurantes, me sorprendió especialmente el folar, una receta con varias variantes, pero que es un híbrido entre pan y bizcocho, y que probamos relleno de embutido. Buenísimo para reponer fuerzas.

Durante la comida en O Cavaleiro, en Gimonde, tuvimos la oportunidad de contar con la presencia de Elisabete Ferreira, el alma máter de la empresa Pão de Gimonde. Elisabete se define como panadera, pero tiene una gran formación, tanto en técnicas de panadería como en gestión empresarial y está trabajando para poner el pan de esta zona en el mapa. Ya tiene varios acuerdos con grandes superficies para llevar el pan de calidad a todo el país.

Según nos contaba, la clave de sus panes es la fermentación de 24 horas que aplica a sus hogazas elaboradas con masa madre, el tiempo es el mejor ingrediente, y os puedo comentar que lo que probamos tenía un olor, sabor y textura especiales. Además Elisabete realiza elaboraciones con granos de la región y combina frutos secos de gran calidad. Su pan de higos es muy reconocido, y nos comentaba de la dificultad de encontrar proveedores de higos secos que mantuviesen una homogeneidad en la calidad del producto.

Miel

Durante la caminata por el parque natural de Montesinho, pudimos hacer una parada en Apimonte, allí nos obsequiaron con un tarro de miel, pero sobre todo fueron muy hospitalarios, repusimos fuerzas con quesos y embutidos y nos explicó cómo trabajan con las abejas en el parque natural. Sobre todo cosechan miel de castaño, de sabor intenso y oscura, es ideal para tomar con quesos y hacer el bolo de mel, una receta de bizcocho muy denso y potente, que nos vino muy bien después del desgaste físico de la caminata de varios kilómetros.

Apimonte es una explotación con varios premios en su haber y como empresa también explotan varias casas rurales, por lo que os animo a tenerlos en cuenta si buscáis un alojamiento rural cerca de Bragança. Uno de sus emblemas es un «simpático» Oso, que en una ocasión atacó las colmenas, zampándose 70kg de miel. Lejos de enfadarse, en Apimonte lo tomaron como algo natural y aprovecharon la noticia para hacer del oso un amigo más de la empresa.

Vino

En vuestro viaje a Bragança podéis encontrar como es lógico vinos de todo Portugal. Pero lo más habitual es que os ofrezcan vinos de Douro o de de la región de Trás-os-Montes. Esta Denominación de Origen abarca las subregiones de Chaves, Planalto Mirandês y Valpaços, y tiene como todas las denominaciones, tiene ciertas variedades que se adaptan de diferente manera a cada zona. Entre las ‘castas’ tintas encontraréis vinos de Tinta amarela, Tinta Gorda o Bastardo y entre las blancas: Viosinho, gouveio o rabigato.

Por último comentaros que en función de las castas utilizadas, hay dos subcategorías, el vino regional transmontano y el vino DOC Trás-os-Montes. Nosotros nos hemos traído varias botellas con varias clasificaciones, de las que os iremos hablando en redes sociales, ya sabéis, nos encontráis como @elfarogastro en Facebook e Instagram.

En este artículo os he recomendado restaurantes tradicionales, la oferta en Bragança es amplia y también podéis encontrar cocina creativa y de innovación, en este caso los mejores son el Restaurante G, con una estrella Michelín y A Tasca do Zé Tuga, que llevada con maestría por Luís Portugal hace unos maridajes maravillosos y convierte los productos regionales en platos modernos con cuidada presentación, pero de su cocina os hablaré en el siguiente post…

Restaurantes y establecimientos recomendados en Bragança

Dona Florinda

O Copinhos

O Cavaleiro

Apimonte (casa rural + apicultura)

Praça 16 (copas)

A Tasca do Zé Tuga

Otros restaurantes que nos han recomendado, pero aún no hemos podido visitar son el Solar Bragançano o el Restaurante G Pousada (estrella michelín), Desde el Faro gastro esperamos que os hayamos picado la curiosidad para que probéis la gastronomía de Trás-os-Montes en Bragança y que vayáis a pasar un fin de semana, o al menos hagáis una «parada técnica» camino de Madrid.

Comentaros que esta serie seguirá con un post dedicado al menú maridaje que nos preparó Luis Portugal con vinos de Quinta de Cottas en A Tasca do Zé Tuga, os va a encantar…